Whakapapa – Transformando nuestros modelos familiares

Si intenta resolver un problema que se repite constantemente, si te sientes destrozado por conflictos con tus padres, hijos o pareja, si no consigues ciertos objetivos en tu vida privada o profesional…la respuesta puede estar en tendencias imperantes en tu familia de origen.

Un día de repente nos miramos en el espejo y nos damos cuenta de que hemos heredado la barbilla cuadrada de nuestro padre o los ojos sonrientes de nuestra tía. Pero si podemos heredar la manera en la que miramos, también podemos heredar la manera en que pensamos y nos comportamos. Muchas veces nos dicen: “hablas exactamente como tu padre” o “¡eres tan cabezota como tu abuela!” A veces ponen un nombre determinado como tributo a la memoria de nuestros ancestros. Encontramos más adelante que no sólo llevamos su nombre sino que repetimos la historia de su vida. Tendemos a ser perseguidos por antiguos miedos, ideas y reacciones que crean nuestras preocupaciones psicológicas y problemas de salud actuales. Podrían no ser las nuestras propiamente sino heredadas de nuestros antepasados de ambas partes de la familia.

También podemos heredar los talentos de nuestro padre y en este caso nos dicen que tenemos buenos genes.

Varias culturas del mundo; china, nativos americanos, indonesios y polinesios hablan de la vida de una persona como si fuera un hilo que se teje en el tapiz familiar o tribal, sobre responsabilidades dadas a cada generación para preservar el curso de la vida.

Existen respuestas a nuestra situación presente escondidas en la historia de nuestra familia. Podemos predecir ciertos resultados basándonos en conclusiones de las historias de nuestros familiares. No sólo culturas tribales sino también el psicólogo suizo C. J. Jung reconoció la importancia de los arquetipos familiares (patrones energéticos de comportamiento y pensamientos) en nuestras propias vidas.

En el mundo del conocimiento antiguo, cada persona se ve como un instrumento en la “orquesta” de la familia. Si un instrumento en la orquesta está desafinado, la creación musical completa carece de armonía. Quizás muchas generaciones en su familia pasaron el enfado de uno al otro, o la familia es conocida por tener una historia de alcoholismo o incluso las mujeres en su familia sobrevivieron siempre a sus hombres. Entonces tu papel es el de traer dicha armonía de nuevo a la línea de la familia para neutralizar la negatividad heredada.

En esta Reunión compartiremos los modelos o patrones que ya conocemos en nuestras vidas, los beneficiosos o los destructivos. Los destructivos serán vistos como importantes oportunidades de las que aprender. Entendemos que todos tenemos estos patrones y al revelarlos éstos pueden ser superados. Serán transformados por el poderoso medio de la narración, el canto y la creación de Máscaras especiales.

De esa forma permitimos que el Amor realice las correcciones necesarias en un Plazo de tiempo no fijado. Puede ser un trabajo duro y continuado, ¡sé paciente! Muy pronto descubrirás que no sólo has transformado tu propia vida, sino las vidas de tus hijos, nietos y padres. El elemento clave a la hora de transformar el antiguo campo familiar y restablecer los viejos patrones es la Intención.
 Los textos antiguos hablan de la energía de la intención dirigida o de la capacidad de la conciencia para afectar directamente a nuestra propio estado fisiológico y psicológico. Cuando una persona con una fuerte intención piensa en corregir los patrones familiares propios, muy a menudo la completa experiencia de su vida mejora, incluso sin una acción específica. La corrección a través de intención mental es instantánea y no depende de la proximidad de los miembros de la familia o el tiempo en el que suceda.

“… en el transcurso de meses pasados, estratos de antiguas culpas, dolor e ira están desapareciendo, se están dando grandes cambios en mi familia próxima. Asistí al funeral de uno de mis familiares y fui capaz de sentirme triste y feliz por la persona y mantenerme firme y alejarme de las personas que crean problemas. Esto es un gran cambio. Mi estómago por fin se asentó después de tantos malos tragos. Creo que se está curando poco a poco, con el tiempo gracias a los talleres a los que asistí y a los viajes a través de ellos.” Debra M

“… desde que asistí a su taller, se ha dado un cambio en la forma en la que la familia piensa, creó  un agradable ambiente de apoyo para mi bebé  y para mí. Considero que he experimentado una transformación positiva   al entender las necesidades de otros y aún estoy aprendiendo. Aún recito dos oraciones y espero más por venir.” Andrea B.