“El Campo es la única fuerza que gobierna la partícula” – Albert Einstein
Lo que es natural para el cuerpo, es normalmente difícil para la mente.  Relajar nuestro cuerpo no necesariamente mantiene nuestra mente libre de preocupaciones y estrés. por lo tanto, la práctica de la DFR, en lugar de centrarse en problemas específicos, reconoce que existimos en un campo sutil de energía – a menudo denominado como campo Universal o campo morfogenético.

Es en la comprensión de la infinita permeabilidad de nuestro ser que podemos permitir cómodamente que las fuerzas de la naturaleza creen armonía. “Armonía” significa estar “entero o completo”. Muchas manifestaciones de enfermedad y sufrimiento pueden superarse con la creación de una intención centrada en dirigirse hacia la unidad.

La armonía puede restablecerse y la relajación mental puede crearse tanto si vives en el mismo país como si vives en otro continente. En el último caso realizaremos una sesión de DFR a distancia. Necesitamos relajar la mente porque nadie puede decirnos cual es la causa fundamental de nuestros problemas.

Simplemente tratando los síntomas se puede conseguir alivio, sin embargo, es imposible saber si las causas del desequilibrio de un individuo tiene como fondo la genética, un virus, bacteria, programación subconsciente, factores medioambientales o una combinación de todos.

Simplemente no lo sabemos

Existe una repercusión evidente entre los principios de la DFR (‘Knowing Nothing, Living Happy’<) y la intención oculta tras las palabras del galardonado con el Premio Nobel Richard Feyman :físico nuclear ‘All scientific knowledge is uncertain. “[Todo conocimiento científico es incierto.] [Esta experiencia de duda e incertidumbre es importante]. We know that it is enough to be able to live and not know’ [Sabemos que es suficiente con ser capaces de vivir y no saber]”.

Durante la sesión, se te invitará a tenderte en tu casa y a una hora determinada, o bien en la sala de tratamiento. El profesional pone sus manos en tus hombros, el centro de más tensión, y después mece suavemente la cabeza y rápidamente el cuerpo

Ello se intensifica al escuchar Mind Music , Música de la Mente, ya que atrae tu atención de forma efectiva y la respiración se convierte en profunda, la temperatura del cuerpo aumenta y se calma y la mente también se relaja. Ésta es la manera más natural de reducir el estrés. Muy a menudo es difícil relajarse completamente en nuestras ajetreadas vidas. Es el momento en el que necesitamos otra persona que nos ayude a alcanzar esa profundidad.

Durante la sesión la energía fluirá suavemente a los lugares que más lo necesitan. Desde el punto de vista fisiológico, en este momento el cerebro entra en la onda de Alfa, que se conoce como el estado curativo más creativo y beneficioso. El sistema nervioso activa la respuesta apropiada y el sistema inmune se activa.

Investigaciones en psiconeuroinmunología demuestran que el cuerpo responde más a influencias mentales de lo que siempre se ha pensado.  En este estado de Alfa podemos hacernos cargo de cualquier proceso biológico de forma virtual. Cuando estamos profundamente relajados, el cuerpo tiene la libertad de recuperar la homeostasis y la salud.

En dicho estado de relajación profunda, no son necesarias sugerencias subliminales de ningún recurso externo; tu cuerpo, espíritu y ADN se unen para proporcionar precisamente lo que necesitas en ese preciso momento.

Cada persona es única y es por ello que para cada persona las sesiones de DFR son diferentes. Los cambios pueden ser muy sutiles y suceder en diversas áreas de la vida; en tu relación de pareja, trabajo, alrededores y percepciones. Quizás no sólo el dolor desaparezca sino que también exista una mayor probabilidad de saber Quién Eres.

Después de una sesión de DFR se hace fácil tomar decisiones importantes, empezar a dialogar con tus hijos o pareja y muy a menudo lleva a una transformación completa de la vida.

¿Por qué no intentarlo y sentir amor por ti mismo?  No dejes pasar esos pequeños detalles, ¡son importantes!

Intente ser paciente – el efecto curativo puede no aparecer inmediatamente, a veces aparece en semanas o incluso meses después.